Miembros
Preguntas frecuentes
Estadísticas PDF Imprimir Correo electrónico
Un informe del Departamento de Comercio de Estados Unidos, presentado en mayo de 2007, ubica a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú dentro de los 30 países con mayores niveles de piratería.

Según el Diagnóstico del derecho de autor en América Latina, publicado por el CERLALC en 2007, en nuestro país la piratería afecta notablemente el 53% del mercado, lo cual deja de generar aproximadamente 18.000 puestos de trabajo. La incidencia en todos los sectores culturales y gremios es evidente como se muestra a continuación.

La música frente a la piratería

Más de 200 millones de canciones se descargaron ilegalmente por Internet en el país en el 2007, el equivalente a 20 millones de CDs. Eso significa que la música ilegal disponible en la red casi triplica la que se vende de forma legal, según reporta la Asociación para la Protección de los Derechos Intelectuales sobre Fonogramas y Videogramas Musicales (APDIF) (www.apdifcolombia.com). Según datos recopilados por esta entidad, 7 de cada 10 discos físicos que se venden en el país son piratas y cerca de US$ 43 millones de dólares pierden al año las disqueras por la piratería.

Pese a los efectos económicos que se derivan de este delito, causantes de una reducción importante de la totalidad del mercado en la última década, las industrias continúan haciendo esfuerzos muy importantes para la promoción de nuevos artistas, y procuran ofrecer productos de muy alta calidad y tener presencia en nuevos canales de difusión de contenidos tales como la telefonía celular; esfuerzos que han asegurado un dinamismo importante del sector en la actualidad.

Ante este panorama, es necesario que los usuarios comprendan el daño generado por el uso no autorizado de la música y los perjuicios ocasionados a los creadores, a los artistas, a los empresarios y por supuesto al mismo Estado y la economía en general, que se ve privada de los beneficios propios del ejercicio de actividades dentro de marcos de legalidad.


La piratería en la industria del software

 Según un estudio realizado por International Data Corporation (IDC), líder en investigación de temas de tecnología, y publicado por Business Software Alliance (BSA), para el año 2007, el 58%  de los programas instalados en Colombia son ilegales. Esto significa pérdidas económicas para la industria de 127 millones de dólares en el país, 16 millones más que el año pasado.

Las autoridades nacionales y organizaciones como BSA trabajan arduamente en la reducción de la piratería de software, en pro del bienestar de las empresas de software y servicio, los consumidores locales, las pequeñas empresas y la ciudadanía en general.

En América Latina y a nivel mundial la tasa de piratería sigue aumentando. Actualmente se encuentra en el 38%, con un aumento del 3% en relación con años anteriores en los cuales dicha tasa se ubicó en el 35%.  Los países con el mayor índice de piratería fueron en el 2007, Venezuela (87%), Paraguay (82%) y Nicaragua (80%), los de menor grado fueron, Colombia (58%), Brasil (59%) y Costa Rica (61%).

El Estudio Mundial de Piratería de Software de BSA e IDC contempla todo el software empaquetado que se ejecuta en computadoras personales, incluidas las de escritorio, portátiles y ultra portátiles. No tiene en cuenta otros tipos como el que se ejecuta en servidores, mainframes o software vendido como servicio. IDC usó estadísticas propias acerca de envíos de software y hardware y en la investigación participaron analistas de 50 países. Para más detalles sobre el estudio se puede consultar: http://www.bsa.org/globalstudy

Business Software Alliance (www.bsa.org) se dedica a la promoción de un mundo digital seguro y legal. Opera como interlocutora de la industria del software comercial y sus socios de la industria del hardware ante los gobiernos y en el mercado internacional. Desarrolla programas que promueven la innovación tecnológica mediante iniciativas de educación y políticas públicas que promueven la protección del derecho de autor, la seguridad informática, el comercio internacional y electrónico. Entre los miembros de la BSA en Latinoamérica están Adobe, Apple, Attachmate, Autodesk, Bentley Systems, Borland, CNC, Corel, ECOSA, McAfee, Microsoft, Monotype Imaging, PTC, Quark, Quest Software, Siemens PLM Software, SolidWorks, Sybase, Symantec, Tekla y The MathWorks.

La piratería en el sector editorial

Las estimaciones de la Cámara Colombiana del Libro señalan que anualmente la industria editorial pierde en Colombia cerca de US$117 millones de dólares por piratería. Como parte de las actividades en contra de la piratería, esta entidad sin ánimo lucro desarrolla una serie de actividades orientadas a desarticular organizaciones dedicadas a la producción de libros ilegales.

El más reciente operativo contra distribuidores de libros piratas se realizó a fines de junio de 2008. Se incautaron 15.600 libros ilegales en cuatros bodegas del centro de Bogotá, que se estiman evitaron pérdidas de 479 millones de pesos. Dada la dimensión de la incautación, esta ha sido la mayor registrada en el último año en Colombia.

Otro golpe contundente contra la piratería editorial se produjo a comienzos de febrero de 2007 en Medellín, donde los delincuentes habían incursionado ya en la falsificación de monedas y billetes. Fuente: http://www.camlibro.com.co/

La industria cinematográfica frente la piratería

De conformidad con información suministrada por Proimágenes en Movimiento (http://www.proimagenescolombia.com)  la producción cinematográfica nacional y extranjera tampoco está exenta del problema de piratería en Colombia.  

De acuerdo con las estadísticas de PRACI - programa para la defensa de los intereses y derechos que asisten a los productores, exhibidores y distribuidores de video en Colombia – en el año 2007, el número de películas ilegales incautadas en el país fue superior a los 5 millones de copias, se intervinieron 602 vídeo tiendas ilegales, se capturaron a 1002 personas por delitos de violación a los Derechos de Patrimoniales de Autor y se emitieron135 condenas por piratería. Fuente: http://www.cerlalc.org/Revista_Pirateria/pdf/n_art07.

Se estima que cada año las salas de cine pierden aproximadamente un millón de espectadores y la venta de DVD originales ha bajado en un casi 50%. A esto se le suma el cierre de empresas de alquiler de video legales por quiebra.